Estas en » Curro González » Archivo de Artículos » Noviembre 2007 » Anclajes De Escalada En Roca, Parte 2
miércoles 7 de noviembre de 2007, 11:21:18
ANCLAJES DE ESCALADA EN ROCA, Parte 2
Tipo de Entrada: ARTICULO | 2 Comentarios | 11088 visitas







ANCLAJES DE ESCALADA EN ROCA

Por Curro González

Desde los comienzos de la escalada, donde los seguros eran prácticamente los medios naturales que te ofrecía la propia pared, hasta encontrar los químicos de altísima resistencia, hemos pasado por diferentes tipos de anclajes revolucionarios para su época. Así, encontramos una evolución del material de protección en relación a cada tipo de escalada, pasando desde los tacos de madera, las tuercas de las vías del tren, los clavos y los primeros “friend” de vástago rígido, en la escalada de aventura, a los actuales empotradores y “friend”.
También han evolucionado los anclajes fijos, pasando por los primeros buriles, “spit”, “parabolt” y químicos en la escalada deportiva.
La evolución de estos anclajes nos ha proporcionado seguridad y rapidez a la hora de efectuar nuestras escaladas, pero también nos pueden inducir al error. Esta gran variedad de anclajes nos obliga también ha tener mayor conocimiento sobre ellos.

ANCLAJES FLOTANTES
Generalmente estos anclajes se instalan de forma momentánea por el escalador, empotrándolos o adaptándolos a la fisonomía de la pared (en fisuras, grietas,..), para más tarde ser recuperados por el compañero que le precede.
Estos empotradores que utilizamos en la escalada podemos dividirlos en pasivos, sin partes móviles y de sencilla colocación, y mecánicos, con partes móviles y un alto grado de utilidad y complejidad.

Empotradores pasivos
A groso modo se podría definir el empotrador como una pieza metálica, provista de un cable cerrado en anillo (foto 8), que se atasca normalmente en fisuras. La resistencia de los empotradotes es variable, dependiendo fundamentalmente de su colocación y del tamaño de la pieza; pero la sujeción es mayor cuanto más superficie del empotrador este en contacto con la roca.
La ventaja más grande de los empotradotes pasivos es su simplicidad a la hora de emplazarlos, resultando fáciles de evaluar una vez colocados. La desventaja es que su máxima resistencia sólo se consigue en una sola dirección y sentido, aspecto a tener en cuenta, ya que la tensión y movimientos de la cuerda pueden sacarlo de su emplazamiento, sobre todo si el anillo de cable es muy rígido, o la dirección de la caída no coincide con la de su óptimo atascamiento.
Los empotradotes pasivos pueden ser divididos, a su vez, en otras categorías:

- Empotradores tipo trapezoidal, son básicamente cuñas de 6 caras fabricadas en latón o acero. Este tipo de empotradotes son a menudo los más fáciles de colocar, debido a su diseño básico. Para su colocación la fisura debe estrecharse en la dirección de la carga, normalmente hacia abajo.
- Microfisureros, debido a su pequeño tamaño (foto 9) la mayoría de los fabricantes no los recomiendan para la escalada libre, ya que una caída corta en algunos casos podría romper los cables, dejándolos para casi en exclusivo uso del artificial.
- Excéntricos, las caras de este están anguladas de una manera similar a las caras opuestas de los empotradotes trapezoidales (foto 10). Para su colocación, al igual que pasara con los anteriores, persigues conseguir el ajuste perfecto, en la cual la máxima superficie estará en contacto con la roca.
- Tri-cams, su diseño pretende crear un trípode estable (foto 11), con un lado de la pieza metálica en la fisura, y el “pico” que hace de punto de apoyo de la palanca, contactando contra el lado opuesto.


Empotradores mecánicos
Gracias a estos empotradores hemos ganado en seguridad y en velocidad, debido sin duda, a que se pueden colocar y extraer rápidamente con una sola mano. Se pueden colocar en fisuras completamente paralelas, incluso algo abiertas hacia abajo, ya que trabajan perfectamente en lugares donde nada más funciona.
Pero el que puedas conseguir un emplazamiento casi instantáneo, no significa que la protección sea siempre buena, por eso, es imprescindible que conozcas las limitaciones de estos dispositivos, así como algunas reglas de manejo.
Los empotradores mecánicos se pueden dividir a su vez en:

- Mecanismos de expansión por levas: Como pasa con otros materiales, son conocidos popularmente con el nombre del primer mecanismo que se fabricó “ friend”.
El friend se compone de un eje o vástago, preferiblemente de cable ( flexible), cuatro o tres levas, tensadas individualmente por su propio muelle, un gatillo, que le da movilidad a las levas, y una cinta de anclaje (foto 12). Los fiends trabajan convirtiendo la fuerza de tiro hacia abajo/hacia fuera, en una gran fuerza contra las paredes de las fisuras.
- Mecanismos de cuñas deslizantes: El resorte es similar a los anteriores, pero en este caso el gatillo acciona una cuña que se desliza por una principal ( foto 13). Los empotradores de cuñas deslizantes son más delicados de colocar, y la resistencia de estos es difícilmente evaluable.
El funcionamiento es sencillo, ya que trabajan siguiendo el principio de cuñas opuestas.



2 Comentarios
Enviado por J.p el martes 22 de abril de 2008

“gracias por esta esplicacion,aun que no te lo parezca me ha sido util.

Enviado por Galanor el domingo 23 de agosto de 2009

“Muy agradecido por tu trabajo y por tu gran labor pedagogica para aquellos que estamos empezando.Gracias .”


Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook