viernes 26 de marzo de 2010, 10:16:34

Tipo de Entrada: ARTICULO | 3 Comentarios | 7817 visitas

PREVENCIÓN DE ACCIDENTES DE ESCALADA 1ª parte.

 Más vale estar seguro

por Curro González

En España ha habido un desproporcionado crecimiento de la siniestralidad en los accidentes en la montaña, debido, en gran medida, a la subestimación. Pero también hay otros factores que favorecen este crecimiento, tales como la influencia de los medios de comunicación, la elección de un material inadecuado, y la trivial actitud de un destacado número de participantes donde predomina la ignorancia, la pasividad, y el relajamiento a la hora de informarse acerca de las maniobras de seguridad más básicas, en la falsa creencia de que los accidentes son algo que siempre les ocurre a otros.

Sin duda, una de las mejores formas de prevenir futuros accidentes es procurarse una buena formación de base, ya sea de una forma autómata, con los espléndidos manuales que existen ahora y mucha  paciencia y práctica, es posible, o buscándose docentes en esta materia, que de una forma más o menos rápida nos “garantizará” un aprendizaje seguro.

El lenguaje de la disciplina preventiva, debido a su carácter multidisciplinar y a su juventud, aún en plena evolución, presenta alguna vaguedad e imprecisión en algunos de sus términos. Aquí se presentan aquellas definiciones y conceptos básicos para un primer contacto con esta materia.

-          ACCIDENTE: Suceso inesperado que interrumpe la actividad o proceso causando daño.

-          CONDICIÓN DEL MEDIO: Cualquier característica del medio que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad. Tales como el estado de los anclajes fijos, la distancia entre ellos, la posibilidad de emplazar buenos seguros flotantes, el estado de la roca, etc..

-          FACTOR DE RIESGO: Todo aquello que contribuye a que se produzca un accidente.

-          INCIDENTE: Accidente sin consecuencias para las personas.

-          PELIGRO: Circunstancia o situación material de una cosa que tiene capacidad para causar daño. Pueden ser objetivos, peligros provocados por la naturaleza, o subjetivos, en donde la actuación humana es la responsable al 100% del peligro, vamos, “que tienes más peligro que un mono con una caja de bombas”.

-          PREVENCIÓN: Conjunto de medidas adoptadas o previstas con el fin de evitar o disminuir los riesgos. Ej. Preocuparse de una buena formación.

-          PROTECCIÓN: Medidas orientadas a disminuir las consecuencias que se derivan de los riesgos. Ej. Ponerse el casco.

Pasear por la base de las vías de escalada de una escuela concurrida, es en ocasiones, comparable a pasear por las entrañas del “pasaje del terror”, la cara se te transforma a medida que te vas adentrando, no sabes donde va a venir el próximo susto, y cuando llevas un rato, quieres que termine.

Cada fin  de semana en muchas escuelas de escalada deportiva de nuestra geografía se producen innumerables incidentes, por pura cuestión de suerte no pasan a mayores, sin que se tomen medidas preventivas o de protección para evitar que eso vuelva a suceder, solamente es una anécdota más del día y pasa a engordar el largo historial de ese escalador.

A continuación vamos a ver diferentes problemas que pueden derivar de una mala utilización del material, los peligros y la forma de prevenirlo.

USO DE LA CINTA EXPRÉS

Uno de los elementos fundamentales en la cadena de seguridad es la cinta exprés, esta compuesta por dos mosquetones ligeros, uno con la apertura (gatillo) recto, y otro curvo, diseñado así para facilitar la introducción de la cuerda. Estos a su vez están unidos por una cinta plana cosida, que le dará mayor o menor rigidez.

Sometidos al estrés que conlleva una posible caída, algo relativamente sencillo de utilizar como una cinta exprés, se convierte en un estorbo, sobretodo si no estamos suficientemente familiarizados con la actividad que estamos realizando. Es aquí donde podemos equivocarnos, y donde existe el peligro de que se pueda producir un accidente.

                                   1269599584_d9nEsoJbiFa1o2Otr3el.jpg

¿Se puede salir la cuerda de los mosquetones?

A la hora de introducir la cuerda en el mosquetón de la cinta exprés deberemos tener algunas consideraciones. La cuerda debe pasar por el mosquetón de dentro hacia fuera, con el cabo que une al primero sobre el mosquetón, y el que va al asegurador, entre el mosquetón y la roca.

                   1269599764_lmolmed_hu34Ebocrbr_.jpg

Por el contrario si mosquetoneamos erróneamente, de fuera a dentro, haremos que la cinta exprés se retuerza a medida que progresamos, haciendo que el gatillo del mosquetón que se encuentra en el seguro haga palanca sobre la chapa, con el consiguiente peligro de que este se abra.  También corremos el riesgo de que la cuerda abra accidentalmente el gatillo del mosquetón por donde está introducida.

                   1269599794_a9U1_ch_duBRAlmoYo2I.jpg

Otra consideración que debemos tener en cuenta, es hacer coincidir el rozamiento de la cuerda en el mosquetón con su brazo rígido , ya que si rozara con el gatillo, la cuerda podría salirse en una caída con relativa facilidad.

                  1269599942__ceLSakofiLTaSTmayuC.jpg

 

     1269599999_0ihoxAYYugOX_12Ilm2V.jpg        1269599972_voj56U23iQ_SToTRosti.jpg

¿Pueden romperse los mosquetones?

Otra pregunta que nos hacemos siempre, es el peso que aguantan los mosquetones, y si se pueden llegar a romper en una caída. Para saber la resistencia del mosquetón, tan sólo deberemos fijarnos en el eje rígido del mismo, en él aparecen troquelados las resistencias en Kilonewton ( equivalencia 1KN = 100 Kgrs ), longitudinales, transversales, y con el gatillo abierto.

                        1269600435_ka67e67U01U7foMN_lt_.jpg

Las exigencias para la homologación de los mosquetones dicta una fuerza de rotura mínima de 20KN ( 2000 kgrs ). Siempre que los mosquetones hayan pasado las pruebas del laboratorio, resulta casi imposible que se rompan por mucha altura que tenga una caída. Pero aquí hay que hacer una salvedad, el gatillo del mosquetón siempre debe estar cerrado, si el mosquetón trabaja con el gatillo abierto, con unos milímetros es suficiente, una caída relativamente pequeña puede producir su rotura, ya que su resistencia en esta posición es muy limitada.

                          1269600493_5_neLMevAgrEqe2I23ey.jpg

Entre los diferentes casos por el cual se puede llegar a abrir el gatillo de un mosquetón, se pueden destacar los más frecuentes, apertura del gatillo por contacto con la roca, y falta de retroceso del gatillo, una vez abierto, a la posición original.

         1269600561_c2_groPLilte7EcrLiZo.jpg    1269600593_ka9e3a8ebrI8_LSapr_f.jpg

Otro motivo de rotura de mosquetones es hacerlos trabajar con cargas transversales, producidas al moverse uno de los mosquetones de nuestra cinta.

                           1269600704_z_HI4UmOlseLSU9ecrU2.jpg

No es difícil de imaginar el peligro que conlleva la rotura de un mosquetón en una caída, en unos casos el impacto contra el suelo, en otros, un gran incremento de carga en la cadena de seguridad, al producirse una caída excesivamente larga. Por ello no viene mal saber como prevenir las situaciones antes comentadas.

Para prevenir la apertura del gatillo por contacto con la roca podemos aumentar el tamaño de la cinta plana de nuestra exprés, o si el seguro lo admite introducir dos cintas exprés en el seguro. Sin duda el método más efectivo pasa por cambiar los mosquetones ligeros de nuestra exprés por unos de seguridad.

Si el gatillo una vez abierto no vuelve a su posición de origen puede deberse a que simplemente se ha roto, o que a lo mejor hace falta engrasarlo. Si queremos añadir aceite deberemos tener cuidado, pues no todos son válidos, los aceites vegetales atraen la suciedad, los mejores son tipo WD40 o similares ( los de las máquinas de coser )

Para evitar que nuestros mosquetones lleguen a trabajar con cargas transversales, deberemos usar cintas exprés lo más estrechas posibles, respetando siempre unos límites, ya que cuanto mayor sea la estrechez de la cinta, más inestable será la posición transversal y el mosquetón volverá con mayor facilidad a su posición longitudinal si se produjese una carga.

                   1269600780_2AfrohAhEpBadabr_Ty_.jpg

Otra solución para este problema pasa por fijar el mosquetón a la cinta exprés con ayuda de gomas elásticas, específicas para ese uso, o de fabricación casera.

                           1269600803_xUDUm_lt_zUmn7iLMlnc.jpg

Bueno, no os podéis perder la segunda parte. Por cierto, alguien me pude decir en que vía de escalada estan tomadas las fotografías ?????, es un nuevo reto.

Saludos.


3 Comentarios
Enviado por Loki el lunes 29 de marzo de 2010

“Hola Curro.

Juraría que es la Escorpión, en la madrileña escuela del Vellón... Sobre todo lo digo por la foto de la cinta retorcida porque la cuerda se ha metido al revés, donde se ve la pinza y la media luna que hay en la parte de abajo de la ruta.

¡A ver si me llevo el premio!

PD: interesante artículo, si señor.”
Enviado por Curro Gonzalez el lunes 29 de marzo de 2010

“MUYYYYYY BIEN !!!!
Solo un fanático de la escalada es capaz de reconocer una vía por un sólo canto, felicidades!.
La verdad es que tienen más facilidades los que rondan estas zonas, y sobre todo los que día a día se machacan en sus desplomes....pero...
Lo del premio Loki va estar chungo, que estamos en crisis!!!,je.je”
Enviado por Carlos el lunes 24 de mayo de 2010

“Muy buen trabajo. ¿Para cuándo la segunda parte?Gracias y saludos.”


Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook